Tratamientos alternativos para el SII

Hasta una tercera parte de los pacientes buscan terapias alternativas o complementarias. Aunque ninguna ha demostrado su eficacia, en general son inofensivas y tienen éxito porque explotan el efecto placebo. Los médicos deben tomar nota de las terapias alternativas de sus pacientes, no para criticarlas, sino para estar informado y conocer si son dietas extremas, si son dañinas o si se trata de suplementos a precios exorbitantes.

El médico debe estar orgulloso de evitar repetir pruebas, de no hacer terapias inútiles y consultas extras. El objetivo final debe ser un paciente que percibe sus síntomas no más que como una molestia y que forma parte de la mayoría silenciosa de personas con el SII que no buscan ayuda médica.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *