Trastornos biliares funcionales

Entre los trastornos biliares funcionales se encuentran la disfunción de la vesícula biliar y del esfínter de Oddi.

Timpanismo abdominal funcional.

El diagnóstico de timpanismo abdominal funcional requiere la existencia de una sensación de llenado abdominal, hinchazón o una distensión visible durante al menos 12 semanas durante los 12 meses previos. A menudo la hinchazón está ausente al levantarse por la mañana y va aumentando a lo largo del día. Puede ser intermitente y ser desencadenada por la ingestión de ciertos alimentos. Puede existir flato y un aumento de los eructos.

Dolor abdominal funcional.

El dolor abdominal funcional se diagnostica cuando existe un dolor abdominal frecuente, continuo o recurrente durante un periodo de al menos seis meses. El dolor no debe asociarse a la ingestión de alimentos, la defecación o la menstruación, ni deben existir signos de una enfermedad orgánica, aunque la relación entre dolor y la alteración de la función gastrointestinal puede resultar difícil de establecer.

Constipación funcional.

La constipación funcional se diagnostica según la presencia, durante un periodo de al menos 12 semanas durante los 12 meses previos, de dos o más de los siguientes síntomas:

  • un esfuerzo excesivo durante más de una cuarta parte de las defecaciones
  • deposiciones duras o llenas de grumos en más de una cuarta parte de las defecaciones
  • sensación de evacuación incompleta en más de una cuarta parte de las defecaciones
  • sensación de obstrucción anorrectal en más de una cuarta parte de las defecaciones.
  • requerir la ejecución de maniobras manuales para facilitar la deposición en más de una cuarta parte de las defecaciones
  • y/o menos de tres movimientos intestinales por semana

No existen deposiciones blandas ni criterios suficientes para un diagnóstico de SII. El aumento de la cantidad de fibra en la dieta puede facilitar la defecación al aumentar la masa fecal y ablandar las heces.

Diarrea funcional.

La diarrea funcional se define como la presencia de heces líquidas o acuosas durante al menos tres cuartas partes del tiempo sin dolor abdominal. Estos síntomas deben existir durante al menos tres meses. Deben excluirse trastornos orgánicos o estructurales de la mucosa gastrointestinal antes de realizarse el diagnóstico de diarrea funcional.

Las modificaciones dietéticas pueden resultar útiles en el tratamiento de la diarrea funcional.

Solapamiento entre los trastornos funcionales.

Existe un considerable solapamiento entre los síntomas de los diversos trastornos abdominales funcionales. Puesto que el diagnóstico de estos trastornos se basa en la presencia de ciertos síntomas, el solapamiento de estos síntomas puede conducir a un diagnóstico incorrecto y a la utilización de tratamientos inadecuados. Algunos ejemplos de síntomas comunes al SII y otros trastornos funcionales gastrointestinales son la constipación, la diarrea, el dolor y la hinchazón abdominal.

  • La constipación puede ser uno de los síntomas del SII pero se requiere la presencia de dolor abdominal para el diagnóstico de SII, mientras que este requisito no es un criterio diagnóstico de constipación funcional.
  • Los pacientes con SII presentan también frecuentemente diarrea, que puede alternar con la constipación.
  • El dolor abdominal funcional no se asocia con la ingestión de alimentos, la defecación o la menstruación. El dolor abdominal experimentado por los pacientes con SII puede asociarse, en cambio con cualquiera de estos factores o con todos ellos.
  • El timpanismo abdominal funcional puede considerarse como una variante del SII.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *