Síndrome del Intestino Irritable (SII)

Mucho se ha aprendido sobre las características clínicas del SII, su diagnóstico y, en particular, su epidemiología. Actualmente sabemos que el SII es la causa más importante de síntomas intestinales en la comunidad , la razón más habitual de consulta al médico de cabecera por dolor intestinal y el diagnóstico más habitual en pacientes enviados a un clic aqui para verlo a tamaño naturalgastroenterólogo. Pese a ello, los especialistas siguen intentando comprender la patogenia del SII y encontrar el modo de curar este síndrome «de una vez por todas».

Una cosa está clara: el SII se manifiesta clínicamente de múltiples formas. No solamente varían los síntomas en cada paciente, sino que los síntomas de cada individuo también varian con el paso del tiempo. Además, el SII se percibe de forma distinta por aquellos en la comunidad que tienen los síntomas pero que no se quejan y por el personal sanitario en contacto con los pacientes -médicos de família, gastroenterólogos, internistas, cirujanos, ginecólogos, psiquiatras y administrativos de la salud-, Junto a estas perspectivas tan variadas ha surgido una plétora de creencias sobre la naturaleza del SII, ninguna de las cuales es totalmente cierta.

En estas páginas intentamos presentar los hechos científicos sobre el SII de forma clara e imparcial. También presentamos nuestra experiencia personal proponiendo un enfoque terapéutico que creemos resulta práctico y sencillo para los médicos de família y para los otros médicos. (Además de una buena consulta de información para los usuarios).

¿Qué es el SII?

El Síndrome del intestino irritable (SII) constituye una constelación de síntomas que los médicos reconocen cuando hacen una historia clínica. Los síntomas parecen ser debidos a una disfunción del intestino y por ello se dice que son «funcionales». Consisten en dolor abdominal, hábitos intestinales alterados y -de forma variable- otros síntomas como hinchazón o distensión abdominal visible, una sensación de evacuación incompleta y mucosidades en las heces. Es típico que el hábito intestinal sea caótico (a veces hay diarrea, otras estreñimiento o incluso a veces ambos en un mismo día).

A diferencia de una enfermedad «orgánica», como la úlcera péptica, no existe una lesión estructural que cause los síntomas que, cuando se observan, orienta el diagnóstico. No existe tampoco una explicación fisiopatológica clara. El intestino del paciente no está funcionando bien y la tecnología actual no puede determinar de forma precisa la anomalía ni existe prueba alguna que ayude al médico a hacer el diagnóstico.

Así pues, sólo conocemos la existencia del SII a través de las descripciones de los síntomas por parte de los pacientes. El reto del médico es analizar los síntomas del paciente y reconocer el patrón que identifica el SII. Nuestra habilidad para hacer esto es bastante primitiva y está basada en un estudio realizado en 1977-1978 por Kenneth W Heaton y W Grant Thompson, (ver links y agradecimientos). En dicho estudio se realizaron cuestionarios a los pacientes enviados por los médicos de família y se encontraron que seis síntomas eran más prevalentes en el SII que en las patologías abdominales orgánicas. Esto se llegó a conocer como los «criterios de Manning».

Criterios de Manning para el SII

  • Dolor abdominal que mejora con la deposición.
  • Heces más blandas con el inicio del dolor.
  • Deposiciones más frecuentes al inicio del dolor.
  • Distensión abdominal.
  • Eliminación de moco por el recto.
  • Sensación de evacuación incompleta.

 

Cuantos más criterios estén presentes, más probable es que el paciente tenga el SII. Estos criterios de síntomas han sido validados por otros y se utilizan en todos los estudios epidemiológicos y clínicos del mundo, además de en la práctica diaria.

En los últimos años, diferentes grupos de expertos, usando un método consensuado y reunidos en Roma, desarrollaron una serie de definiciones y criterios de síntomas para todos los síndromes gastrointestinales funcionales reconocidos, desde transtornos del globo histérico,hasta los transtornos anorrectales. Los transtornos relacionados estrechamente con el SII incluyen:

  • distensión abdominal funcionl.
  • estreñimiento funcional.
  • diarrea funcional.

Las definiciones relacionadas con el SII aparecen en la siguiente tabla. Entre estos transtornos, el SII es con mucho el más frecuente y el más estudiado. Los criterios de Roma II para el SII están basados en los criterios de Manning. Al igual que sus predecesores, los criterios de Roma I se generaron usando un procedimiento consensado por un grupo internacional de gastroenterólogos interesados en transtornos funcionales.

Definiciones relacionadas con el SII.

Trastorno gastrointestinal funcional

  • Síntomas gastrointestinales crónicos o recurrentes no explicables por alteraciones estructurales o bioquímicas.
  • Sintomas atribuibles a:
    • orofaringe
    • esófago
    • estómago
    • vias biliares
    • intestino delgado
    • intestino grueso
    • ano

Trastorno intestinal funcional

  • Un trastorno gastrointestinal funcional con síntomas atribuibles al tracto intestinal grueso.
  • Los síntomas pueden ser:
    • dolor abdominal
    • distensión o flatulencia
    • síntomas varios de defecación irregular

Síndrome del intestino irritable

Un trasorno intestinal funcional en el qe el dolor abdominal está asociado con la defecación o con un cambio en los hábitos intestinales, siendo característico la alteración en la defecación y la distensión.

Síndrome del dolor abdominal funcional (denominado también dolor abdominal crónico idiopático o dolor abdominal funcional crónico)

Dolor abdominal durante al menos 6 meses, con pérdida del funcionamiento diário, sin estar relacionado el dolor con la actividad fisiológica en el intestino e inexplicable estructuralmente o por otro trastorno gastrointestinal funcional.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *