Diagnóstico intolerancia a la lactosa

El médico, basándose en la historia clínica del paciente puede sospechar intolerancia a la lactosa que puede confirmarse con pruebas de laboratorio.

Las pruebas más comunes para medir la absorción de lactosa en el sistema digestivo son:

  • prueba de tolerancia a la lactosa.
  • prueba de hidrógeno en aliento.
  • prueba de acidez en el excremento.

Estas son pruebas muy sencillas y pueden realizarse en forma ambulatoria en el hospital, la clínica o incluso en el consultorio del médico.

 

Prueba de tolerancia a la lactosa.

La prueba de tolerancia a la lactosa inicia con el ayuno (abstinencia de comida) del paciente antes de la prueba, después se le da de beber un líquido que contiene lactosa, se toman varias muestras de sangre durante un periodo de dos horas, para medir el nivel de glucosa en sangre (azúcar en la sangre), que indica que tan bien digiere la lactosa el organismo.

Normalmente cuando la lactosa llega al sistema digestivo, la enzima lactasa la descompone en glucosa y galactosa. Luego el hígado transforma la galactosa en glucosa, misma que entra en el torrente sangineo y eleva el nivel de glucosa en la sangre.

 

Prueba de Hidrógeno en el aliento.

La prueba de hidrógeno en el aliento, se basa en administrar una dosis bucal de lactosa equivalente a la cantidad que contiene un litro de leche (50 g.). Cuando existe intolerancia a la lactosa, la glucemia aumenta menos de 25 mg/100ml de suero arriba del valor en ayuno y pueden presentarse los síntomas gastrointestinales. Además, aumentará la producción intestinal de hidrógeno, que se mide con la prueba de hidrógeno en el aliento.

Muchos pacientes anormales en el estudio, no tienen antecedentes de intolerancia a la leche. Al parecer, estas personas toleran porciones más pequeñas de leche en su dieta, pero no pueden ajustarse a la carga grande de 50g de la prueba cuando se administra sin diluir y con el estomago vacio.

Algunos alimentos,medicamentos y los cigarros pueden afectar la precisión de la prueba y por lo tanto deben evitarse antes de la misma. Esta prueba está disponible para niños y adultos.

La prueba de tolerancia a la lactosa y la de hidrógeno no se aplican a infantes ni a niños muy pequeños en quienes se sospeche que hay intolerancia a la lactosa. Una carga muy grande de lactosa podria ser peligrosa para individuos muy jovenes debido a que son más propensos a la deshidratación que puede resultar de la diarrea provocada por la lactosa. Muchos pediatras simplementen recomiendan cambiar la leche de vaca por una fórmula de soja y esperar a que los síntomas disminuyan.

 

Prueba de acidez en el excremento.

Si es necesario puede aplicarse a los bebés y niños muy pequeños una prueba de acidez en excremento, que mide la cantidad de ácido en el mismo. La lactosa no digerida, fermentada por las bacterias en el colon produce ácidos grasos de cadena corta que pueden detectarse en una muestra de excremento. Además puede haber glucosa presente en la muestra, como resultado de la lactosa no absorbida en el colon.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *