Diagnóstico del SII

El secreto del éxito con el SII es reconocerlo de forma rápida y segura. Esto se consigue principalmente con la historia clínica, lo que a primera vista no es fácil porque la enfermedad no se presenta de forma uniforme. El dilema está en adivinar si el síntoma que se presenta va acompañado de otros que, en conjunto, nos explican primero que el problema está en el intestino y, segundo, que el problema es probablemente funcional, más que orgánico. Así pues, lo que hay que saber es el grupo de síntomas que indican estrés intestinal, y las características de la historia y la exploración que sugieren que se trate de un problema funcional. Para conseguir esto, se necesita saber las palabras y frases que usan los pacientes para estos síntomas, así como la definición correcta de cada uno de ellos.

Existen cuatro grupos de síntomas:

  • dolor
  • hinchazón
  • síntomas relacionados con la defecación
  • síntomas no intestinales

Los tres primeros están en los criterios de Manning, que son prácticos y fáciles de usar.

Criterios de Manning y su interpretación

SíntomaInterpretación
Dolor abdominal que mejora con la defecaciónEl dolor proviene del intestino grueso
Cuando hay dolor, las evacuaciones son más frecuentesLa función intestinal está alterada
Cuando hay dolor, las heces son más blandasLa función intestinal está alterada
Hinchazón o distensiónLa enfermedad no es probable que sea orgánica
Sensaciones rectales de evacuación incompletaEl recto esta irritado
Eliminación de moco por el rectoEl recto está irritado

 

¿Cómo diagnosticar el SII?

Una exploración física, una sigmoidoscopia y pruebas para detectar enfermedades intestinales orgánicas, todas ellas negativas, pueden ser de ayuda, pero generalmente la historia clínica es suficiente. El síndrome del intestino irritable se equipara con la migraña, la depresión e incluso con la angina al diagnosticarse principalmente por el modelo de síntomas. Cuantos más de estos síntomas estén presentes, más probable es el diagnóstico.

Datos claves en la historia clínica

  • Síntomas múltiples
  • Síntomas variables e intermitentes
  • Defecación alterada
  • Hinchazón/distensión abdominal(en especial si es intermitente)
  • Ausencia de síntomas de alarma (fiebre, pérdida de peso, hemorragias, diarrea que no remite)

 

Los signos físicos no han sido investigados científicamente por su valor diagnóstico. Pero muchos pacientes tienen dolor abdominal a la presión. Con frecuencia se refiere como un dolor por encima del colon, pero la posición del colon transverso y del colon sigmoide es tan variable que, en la práctica, el dolor a la presión puede hallarse en cualquier sitio. El canal anal también puede ser sensible a la exploración digital.

Sigmoidoscopia. Pocos médicos de familia realizan una sigmoidoscopia, pero, para aquellos que la practican y para los médicos de hospital, puede ser útil para reproducir el dolor del paciente. Ayuda cuando al insuflar el aire, el paciente reconoce el dolor como el que padece habitualmente.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *